SOA Watch: Oficina América Latina / Calle 34 No. 18-70 - Apartado Postal 437 - Barquisimeto, Lara, VENEZUELA - Teléfono: 58-416-607-0972

 

Volver Portada

Apuntes de The School of Americas
 

La Escuela de las Américas, que es operada por el Ejército de los Estados Unidos, fue fundada en 1946 en Panamá con el objetivo de entrenar a soldados latinoamericanos en técnicas de guerra y contrainsurgencia. Por sus aulas han pasado más de 77.000 alumnos, muchos de los cuales han resultado ser destacados violadores de los derechos humanos en sus propios países. Así lo han demostrado en Chile, Guatemala, Argentina, Perú, Uruguay, Nicaragua, El Salvador, México, Honduras, entre otros.
 
En 1984 la Escuela de las Américas fue traslada al Estado de Georgia en los Estados Unidos a petición del presidente panameño Jorge Illueca quien describió a la Escuela de las Américas como "la base más grande para la desestabilización en América Latina". En el mismo año, uno de los principales diarios panameños la apodó "La Escuela de Asesinos." La historia apoya estas acusaciones.
 
Cientos de miles de latinoamericanos han sido torturados, violados, asesinados, desaparecidos, masacrados y obligados a refugiarse por soldados y oficiales entrenados en esa academia militar. Los egresados de la Escuela de las Américas persiguen a los educadores, organizadores de sindicatos, trabajadores religiosos, líderes estudiantiles, a los pobres y campesinos que luchan por sus derechos.
 
En 1996, la prensa norteamericana dio a conocer la existencia de los Manuales de Entrenamiento, y que eran utilizados en la academia militar, que aconsejaban "...aplicar torturas, chantaje, extorsión y pago de recompensa por enemigos muertos".

El prestigioso diario New York Times editorializo que: "Una institución tan claramente fuera de los valores americanos... debe ser clausurada sin vacilación".

Producto de las intensas protestas en enero del 2001 la Escuela de las Américas fue rebautizada como Instituto de Cooperación y Seguridad de Hemisferio Occidental (Whinsec); otro nombre, la misma vergüenza.

Antecedentes sueltos:
 
1946- Es fundada en Panamá e inicialmente se le conoció como Centro de Adiestramiento Latinoamericano del Ejército de los EE.UU. Fuerte Amador.
1948- Escuela de Fuerzas de Tierra de América Latina. Fuerte Gulick, Panamá.
1949- Escuela del Caribe del Ejercito de los EE.UU.
1963- Escuela de las Américas (SOA o School of Americas, en inglés).
1984- Traslado al Fuerte Benning, Georgia, EE.UU.
1996- Se hacen públicos manuales donde se aconsejaba aplicar torturas a los detenidos.
2001- Instituto de Cooperación y Seguridad del Hemisferio Occidental (Whinsec, en inglés).
 
- Entre  1946-2013: tiene 67 años de funcionamiento aproximadamente.

- Recibe un promedio de 1500 soldados anualmente. Hasta la fecha se han  graduado más de 77 mil soldados latinoamericanos.
 
- Países que no siguen enviando: Argentina, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.
 
- Países que siguen enviando militares, policías o civiles a la Escuela de las Américas:

 

Antigua: 2

Barbados: 1

Belize: 1

Brasil: 12

Chile: 196

Colombia: 705

Costa Rica: 23

Republicad Dominicana: 80

El Salvador: 12

Grenada: 2

Guatemala: 23

Honduras: 113

Jamaica: 2

México: 20

Panamá: 33

Paraguay: 11

Perú: 157

Poland: 2

Saint Kitts: 2

St Vincent: 1

Taiwan: 2

Trinidad: 6

Uruguay: 3 

USA: 146

Entrenamiento en los propios países donde viajaron instructores estadounidenses:

Colombia: 93

Costa Rica: 30

El Salvador: 30

Guatemala: 27

Paraguay: 71

Datos oficiales de WHINSEC del año 2013
 
Países que no siguen enviando:
 
- Argentina
- Venezuela
- Bolivia
- Ecuador
- Nicaragua
 

Datos totales por país hasta el 2004:

 

El 2012, Ecuador y Nicaragua se suman a Argentina, Venezuela y Bolivia que no envían mas soldados a la Escuela de las Américas.

PAÍSES QUE HAN ANUNCIADO SU RETIRO
 
2004 - Venezuela se retira de la Escuela de las Américas - PDF - Word
2006 - Argentina: “No vamos a mandar gente a la Escuela de las Américas” - PDF - Word
2007 - Evo anuncia que no enviará militares bolivianos a la ex Escuela de las Américas - PDF - Word
2012 - Ecuador no enviará más oficiales a la ex-Escuela de las Américas - PDF - Word
2012 - Nicaragua no enviará más tropas a la Escuela de las Américas - PDF - Word

2007 - Costa Rica dejará ex escuela de las Américas - PDF - Word
2011 - Costa Rica: Chinchilla sigue enviando policías a la Escuela de las Américas - PDF - Word

Razones para cerrar la Escuela de las Américas:
 

-        La Escuela de las Américas o la Whinsec no se han hecho cargo de investigar las violaciones a los derechos humanos que han cometido sus graduados.
 
-        La Escuela de las Américas o la Whinsec no se han hecho cargo de investigar a los militares instructores de la misma academia que prepararon manuales de torturas y formaron a miles de soldados latinoamericanos en materias contrarias a los derechos humanos. Muchos de ellos podrían seguir dando dudosa formación militar actualmente.
 
-        La Escuela de las Américas o la Whinsec no se ha hecho cargo de investigar a los instructores invitados los que en varias ocasiones han sido reconocidos violadores de los derechos humanos o potenciales infractores de la ley como por ejemplo el caso del coronel colombiano Álvaro Quijano y el mayor Wilmer Mora quienes el 2008 fueron arrestados y sometidos a juicio por colaborar con el narcotráfico. Quijano y Mora fueron "instructores" en la Escuela de las Américas durante los años 2003 y 2004, donde impartieron cursos relativos a Operaciones para el Mantenimiento de Paz y Democracia Sustentable.
 
-        La Escuela de las Américas o la Whinsec sigue recibiendo soldados de países en donde no se respetan los derechos humanos. Nos referimos fundamentalmente a Colombia que tiene el mayor número de estudiantes que llega cada año a la Whinsec pese a que muchos de sus militares han estado implicado en numerosos casos de masacres y abusos de derechos humanos contra la población civil. Eso contraviene el nuevo espíritu que dicen que tiene la nueva institución.
 
-        La Escuela de las Américas o la Whinsec al enseñar derechos humanos automáticamente los desvalidan ya que muchos derechos humanos Estados Unidos no los respeta al mismo tiempo que se opone al funcionamiento del Tribunal Penal Internacional. Basta recordar Guantánamo y Abu Grahib y las presiones por lograr inmunidad para los militares de Estados Unidos que operan en la región.
 
-        La Escuela de las Américas o la Whinsec miente también al decir que su meta "incluye fortalecer la democracia, inculcar el respeto por el imperio de la ley y el acatamiento de los derechos humanos".  Muchos de sus políticos y militares se muestran hostiles al nacimiento de regimenes progresistas en América Latina. De hecho el 2002 apoyaron a los golpistas venezolanos que pretendieron destituir por la fuerza al Presidente Hugo Chávez. También hay fundadas sospechas que apoyan a grupos que trabajan por desestabilizar a los gobiernos de Cuba, Ecuador, Bolivia, entre otros.
 
-        La Escuela de las Américas o la Whinsec también sigue escondiendo los listados de los nuevos estudiantes. Los listados de los estudiantes actualmente son secretos. SOAW recibe todos los años, apelando a la enmienda constitucional de libertad de información, un documento con los listados oficiales de los soldados latinoamericanos que han asistido a la WHINSEC pero estos documentos oficiales vienen con los nombres de los estudiantes tachados. Esto impide realizar una supervisión del comportamiento de los graduados después de recibir estos cursos. Anteriormente, se conocías los nombres de los alumnos que asistían al instituto armado lo que permitió comprobar que muchos de sus graduados eran violadores de derechos humanos.
 

Algunos Casos:
 

1994: Los militares mexicanos Gastón Menchaca Arias, con curso de Operaciones de Guerra Irregular, y Miguel Leyva García, con curso de Comando y Estado Mayor, estarían involucrados en las acciones contra el levantamiento del EZLN en enero de 1994, en Chiapas. Desde 1994, Leyva García también se hizo "famoso" en informes sobre violaciones de los derechos humanos en el estado de Guerrero como comandante militar en acciones contra el Ejercito Popular Revolucionario. También el militar Edmundo Leyva se encuentra citado en el informe del PRODH sobre violaciones de los derechos humanos en Guerrero y Adrián Maldonado Ramírez fue destituido como comandante, un mes después de la masacre de Aguas Blancas, en 1995.
 
1997: Se señala al  capitán boliviano Filman Urzagaste Rodríguez, ex alumno de la Escuela de las Américas, como responsable del secuestro y tortura del director de la Asamblea Popular de Derechos Humanos de Bolivia, Waldo Albarracín. Sin embargo, pese a ello la Whinsec le abrió sus puertas, en 2002.

1998: El 26 de abril, agentes que se movían en la oscuridad, atraparon a monseñor Juan Gerardi a la entrada de su residencia, ejecutándolo. Con piedras le hundieron el cráneo. Gerardi era obispo auxiliar de la ciudad de Guatemala. Sus asesinos eran militares entrenados en los Estados Unidos.
 
2002: Entre los militares que encabezan el intento de golpe de estado contra el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, figura el general Efraín Vázquez graduado de la Escuela de las Américas.
 
2003: El del coronel salvadoreño Francisco del Cid, es sindicado como uno de los responsables de la matanza de 16 pobladores de Las Hojas, en El Salvador. Del Cid asistió en 1988 a la Escuela de las Américas y más tarde a la Whinsec.
 
2008: El coronel colombiano Álvaro Quijano y el mayor Wilmer Mora fueron arrestados y sometidos a juicio por colaborar con el narcotráfico. Quijano y Mora fueron "instructores" en la Escuela de las Américas durante los años 2003 y 2004, donde impartieron cursos relativos a Operaciones para el Mantenimiento de Paz y Democracia Sustentable.
 
2008: El Presidente de Colombia, Álvaro Uribe, da de baja a 27 militares, muchos de ellos graduados de la Escuela de las Américas, por su responsabilidad en el asesinato de 17 jóvenes los que "fueron reclutados supuestamente por el Ejército para después ser presentados como guerrilleros muertos en operaciones militares".
 
2009: Es condenado el ex Presidente de Perú. Alberto Fujimori, a 25 años de cárcel por ser responsable de violaciones a los derechos humanos. Entre los casos en que se lo involucra esta el del asesinato de nueve estudiantes de La Cantuta y un profesor universitario, en 1992, y el caso de Barrios Altos, en 1991, donde fueron asesinadas 15 personas, incluido un niño de ocho años.  Los autores de estos crímenes pertenecían al Grupo Colina, un escuadrón creado por el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), cuya misión era eliminar físicamente a presuntos militantes de la izquierda armada. La agrupación estaba a cargo del jefe del SIN, Vladimiro Montesinos, militar entrenado en la Escuela de las Américas de Estados Unidos.

El ex agente de inteligencia peruano Ángel Sauñi Pomaya señala en su declaración judicial que: "Desde hace muchos años existen manuales de lucha contra subversiva donde se dice identificar, capturar y destruir al enemigo. Muchos oficiales se dicen ahora defensores de los derechos humanos, pero antes callaron. El curso de la Escuela de las Américas lo han hecho todos los oficiales y allí les enseñaban tácticas de guerra para destruir a las izquierdas de América Latina. Eso es uso y costumbre en el Ejército", afirmó.

2009: Golpe de Estado en Honduras, dos de sus cabecillas, el Jefe del Estado Mayor Conjunto de Honduras, Romeo Vásquez y el Jefe de la Fuerza Aérea, General Luis Prince Suazo, son graduados de la Escuela de las Américas. 

2012: En Chile, el ministro en visita de la Corte de Apelaciones de Santiago, Miguel Vázquez Plaza, sometió a proceso a ocho ex militares, 4 de ellos graduados de la Escuela de las Américas, como autores del homicidio del cantautor Víctor Jara, ejecutado con 44 impactos de bala, el 16 de septiembre de 1973, en el Estadio Chile.


 

SOA Watch
 

La SOA Watch nació en 1990 después de los acontecimientos del 16 de noviembre de 1989, en que seis sacerdotes jesuitas, una empleada y su hija adolescente fueron asesinados por el Batallón Atlacatl en El Salvador. De acuerdo a una investigación de una Comisión Especial del senado de los Estados Unidos se comprobó que los militares responsables de estos asesinatos fueron entrenados en la Escuela de las Américas.

A partir de esa investigación un pequeño grupo de ciudadanos estadounidense, encabezados por el sacerdote Roy Bourgeois, comenzaron la tarea de trabajar por la paz y por los derechos humanos de los pueblos latinoamericanos demandando el cierre definitivo de la Escuela de las Américas. Cada noviembre, desde entonces, se realizan protestas en la entrada del Fuerte Benning donde opera la Escuela.

La SOA Watch es un movimiento independiente y pacifico que realiza su trabajo de sensibilización a través de vigilias y ayunos, con  manifestaciones y protestas no-violentas y con trabajo de difusión en los medios de comunicación.

También realiza lobby con los representantes en el Congreso. Actualmente,  el representante Jim McGovern en el  Congreso de los Estados Unidos encabeza una iniciativa de ley para cerrar la SOA/ WHINSEC y pedir una investigación profunda sobre la responsabilidad que tiene la Escuela de las Américas en violaciones a los derechos humanos.
 

Declaración de la misión
 

SOA Watch es un movimiento de base no-violenta que trabaja en solidaridad América Latina, para cerrar la SOA/WHINSEC y para cambiar la política exterior opresiva de los Estados Unidos, una política que la SOA representa. Estamos agradecidos a  nuestros hermanos y hermanas por toda Latinoamérica por su inspiración y por la invitación a juntarnos con ellos en su lucha por la justicia social y económica.


 
Documentos
 


"En la escuela ahora llamada WHINSEC, no han respondido para nada a los problemas fundamentales que se han señalado-ni los métodos de entrenamiento, ni la falta de supervisión, ni la historia de entrenar a conocidos violadores de los derechos humanos y de graduar nuevos grupos de violadores. A pesar de un movimiento para mejorar su reputación, WHINSEC tiene casi la misma misión, plan de estudios, y falta de supervisión de la SOA "cerrada." No se estableció una comisión para revisar el plan de estudios ni los métodos ni otros aspectos de la escuela, y nunca hubo una verdadera aceptación de los problemas pasados ni de los métodos ni de los resultados. El cambio de nombres era un intento de callar la oposición a la Escuela sin aceptar la responsabilidad ni la culpa de su historia".


 
TAMBIÉN DECIMOS:


"Mantener abierta la escuela, bajo cualquier nombre, conlleva un fuerte mensaje en contra de los derechos humanos. Esta escuela tiene una herencia de proveer entrenamiento a algunos de los violadores más notorios de los derechos humanos en nuestro hemisferio. Egresados de la SOA se han convertido en dictadores, ministros de defensa y jefes de policía secreta y de allí han desarrollado formas de genocidio que han resultado en tortura, homicidio, desapariciones y el desplazamiento de cientos de miles de personas. Mantener abierta esta escuela conlleva un fuerte mensaje a los ejércitos de Latinoamérica de que no le importa a los Estados Unidos los derechos humanos ni el castigo de los criminales dentro de las Fuerzas Armadas".


"Las "reformas" del pasado solamente eran otra etiqueta para las mismas ideas. El Pentágono respondió a la presión de la base para cerrar la escuela con un "plan de reformas" que puso fin a las clases más problemáticas de la escuela, por ejemplo la clase llamado "Operaciones psicológicas", y agregó unas clases nuevas con nombres más simpáticos como "Operaciones de información". Eso no era una verdadera reforma, sino solamente una cortina de humo para cubrir las acciones de los violadores de los derechos humanos que están asociados con la Escuela".

 
Amnistía Internacional:

Capítulo 4, Áreas de acción prioritaria

Investigar y suspender la Escuela de las Américas / WHINSEC y establecer medidas fuertes para la protección de los derechos humanos en todas las escuelas de capacitación militar, policíaca y de seguridad de los Estados Unidos de América.
 
Aunque el Ejército Estadounidense afirma haber cerrado la Escuela de las Américas (SOA) y haber establecido la Western Hemisphere Institute for Security Cooperation (WHINSEC) como una institución totalmente nueva que por casualidad está ubicada en el mismo espacio físico, WHINSEC es esencialmente la misma escuela que SOA, con la misma misión principal-la de transmitir técnicas militares a miembros de las Fuerzas Armadas Latinoamericanas.
 
Como consecuencia de presión continúa sobre la WHINSEC-SOA por parte del público y del Congreso de Estados Unidos de América durante la última década, se han dado varias reformas. Entre ellas están: mayor supervisión externa, informes públicos adicionales y ampliación del contenido de la educación sobre derechos humanos. Sin embargo, Estados Unidos de América deben reconocer que la trayectoria de la escuela deja al Ejército Estados Unidos de América con una carga especialmente pesada de responsabilidad para asegurar que la 'nueva' institución y todas las otras escuelas de capacitación militar, policíaca y de seguridad estadounidenses sean transparentes y que las escuelas, los estudiantes y los egresados sean obligados a responsabilizarse por cualquier violación futura a los derechos humanos. 
 
En ese sentido, el gobierno estadounidense debe establecer como condición general que todos los futuros estudiantes y egresados aceptados para la capacitación militar, policíaca y de seguridad solamente pueden ser recibidos si su país de origen ha aprobado leyes y reglamentos eficaces que garanticen que tengan que hacerse responsables por cualquier abuso a los derechos humanos que puedan cometer en un futuro. Para facilitar la prevención de abusos, el Congreso de los Estados Unidos debe aprobar legislación que requiera que el Ministro de Defensa revise y certifique que todos los cursos y manuales de capacitación estadounidenses militares, policíacas y de seguridad cumplen con las obligaciones de los Estados Únicos bajo el derecho internacional y humanitario.
 
Durante los últimos años, el Ministro de Defensa ha revisado los materiales de la WHINSEC/SOA a título voluntario, pero dichas medidas para aumentar la transparencia y la confianza no deberían de depender de la buena voluntad del Ministro de Defensa. El Congreso de los Estados Unidos debe requerir que el Departamento de Defensa evalúe e informe cada año sobre el progreso de todas las escuelas estadounidenses de capacitación militar, policíaca y de seguridad en cuanto a la integración a la capacitación militar de educación sobre derechos humanos y el estado de derecho. El mismo informe debe también examinar si la investigación independiente de las prácticas y reformas anteriores de la WHINSEC/SOA puede aplicarse en forma sistémica a todos los programas de capacitación estadounidenses de militares extranjeros, de manera que las asignaturas sobre los derechos humanos sean la regla generalizada en lugar de la excepción. Además, los cambios a la institución WHINSEC/SOA y a su plan de estudios no absuelven al gobierno Estados Unidos de América de su responsabilidad de identificar y enjuiciar a los responsables de violaciones a los derechos humanos perpetradas anteriormente por la Escuela de las Américas, entre ellos oficiales anteriores y actuales del Ejército de los Estados Unidos que redactaron, aprobaron, o enseñaron con manuales que recomiendan tácticas ilegales tales como la tortura.
 
El gobierno estadounidense debe tomar pasos inmediatos para establecer una comisión independiente para investigar las actividades anteriores de la SOA y sus egresados, especialmente el uso de dichos manuales en la capacitación SOA y el impacto de dicha capacitación. La comisión independiente debe examinar las actividades de todas la demás escuelas estadounidenses militares, de seguridad y de capacitación y debe hacer recomendaciones para establecer medidas de protección para la prevención de violaciones al derecho internacional y humanitario. Debe examinar la necesidad de indemnizaciones específicas para las víctimas de dichas violaciones y debe en particular trabajar junto con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos de América para obligar a rendir cuentas a los que han convertido a los Estados Unidos en cómplices de violaciones a los derechos humanos en el extranjero a consecuencia de la capacitación y apoyo de estudiantes y egresados de la SOA.
 
Mientras esté pendiente la publicación de los resultados de la comisión de investigación arriba mencionada, la capacitación en la WHINSEC/SOA debe ser suspendida. Si no se establece responsabilidad estricta en este caso significaría mandar una señal de que la impunidad militar (en este caso dentro del Ejército Estadounidense) sí se permite, lo cual no sería aceptable por parte de un gobierno que se considera promotor de los derechos humanos y por parte de una escuela que ha intentado presentarse como una institución que enseña la responsabilidad militar y los derechos humanos.
 
La comisión independiente de investigación debe recomendar indemnizaciones apropiadas por toda violación de derechos humanos a la cual haya contribuido la capacitación en SOA incluyendo enjuiciamiento penal, compensación para las víctimas, y una disculpa pública.

Del informe "Unmatched Power, Unmet Principles", p.67-69. © Amnesty International
 
Amnistía Internacional
Capitulo 5. Especialistas en tortura 49 y La Escuela de las Américas 51


"Los torturadores no nacen: alguien los educa, los entrena y los apoya. En muchos países dependen de la voluntad de gobiernos extranjeros dispuestos a proporcionarles no sólo material, sino también personal, instrucción y "conocimientos y experiencia". Poner fin a la tortura implica no sólo poner fin al comercio del material destinado a ese fin, sino también acabar con el comercio que contribuye a crear "torturadores profesionales"". p.49


"En 1991, en una demanda civil, un tribunal de justicia estadounidense declaró al ex ministro de Defensa guatemalteco, general Héctor Gramajo, responsable del secuestro y la violación de la hermana Ortiz. El general Gramajo es uno de los literalmente cientos de graduados de la Escuela de las Américas, la tristemente célebre institución estadounidense, que han estado implicados en violaciones de derechos humanos en diversos países latinoamericanos".

"La Escuela de las Américas, ubicada en Fort Benning, Georgia, es el más conocido de los centros estadounidenses de instrucción militar, pero hay más de 150 centros en Estados Unidos y en otros países donde se imparte formación a militares extranjeros. En septiembre de 1996, el Departamento de Defensa estadounidense dio a conocer datos según los cuales, entre 1982 y 1991, la Escuela había utilizado unos "manuales de instrucción sobre técnicas de inteligencia" que propugnaban las ejecuciones, la tortura, las palizas y el chantaje. Los manuales, redactados en español, se emplearon para capacitar a miles de agentes de las fuerzas de seguridad latinoamericanas, y se distribuyeron ejemplares en Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala y Perú". p.52

 
Beatriz Brinkmann


"La instrucción en métodos concretos de tortura, por muy grave que sea, constituye sólo un aspecto circunstancial. Lo fundamental en la formación de un potencial torturador esta dado en el modo como se moldea su espíritu, concretamente su espíritu de cuerpo, ese que distancia al militar de la sociedad civil. Al mismo tiempo que se fomenta su orgullo de ser soldado, se alimenta el desprecio por la sociedad civil, en especial por sectores progresistas, por aquellos que luchan por sus derechos económicos, sociales y culturales conculcados. Quien esta imbuido del orgullo de formar parte de los salvadores de la patria, quien identifica a la patria con el modelo económico neoliberal imperante, será herramienta fácilmente dispuesta a combatir y destruir a cualquiera que a su entender este atentando contra aquella".


"Como lo señala la psicóloga de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano Daniella Mirone, "no se nace torturador, se deviene tal por la construcción deliberada e intencional -en el verdugo- de la perdida de empatía. La perdida de esta capacidad es un punto de llegada, el final de un proceso de desafiliación con el mundo común y de afiliación a un mundo decididamente aparte. Pero antes de la interrupción de esta capacidad de empatía, se procede a un incremento del conocimiento y de la capacidad de predecir el pensamiento de los otros, y la necesidad de pensar al otro como un no-humano". p.4

 
Naomi Klein
 
"Según los manuales de entrenamiento desclasificados, los estudiantes de la Escuela -militares y oficiales de policía de todo el hemisferio- fueron instruidos en muchas de las mismas técnicas de "interrogatorio coactivo" que han migrado a Guantánamo y Abu Grahib: temprano en la mañana para aumentar el choque, les encapuchan inmediatamente, vendan los ojos, desnudan, sobrecargan los sentidos, manipulan el sueño, los alimentos, la temperatura, obligan a posiciones estresantes y aislamiento -y aun peor. En 1996, el Intelligence Oversight Board del entonces presidente Bill Cinton admitió que los materiales de entrenamiento norteamericanos admitían la "ejecución de las guerrillas, extorsión, abuso físico, coacción y falso encarcelamiento".

 
Noam Chomsky

 
"Los "rebeldes" buscan influencia en los sindicatos, las universidades, los medios de comunicación y un largo etcétera, y el gobierno debe atajar esta "guerra" con su propia "guerra sin cuartel en el ámbito político, económico y social." Vista la doctrina y la práctica, el estudio de Bruselas concluye, con los pies en el suelo, que el "enemigo interno" del aparato terrorista del gobierno se extiende a "organizaciones laborales, movimientos populares, organizaciones colectivas indígenas, partidos políticos de oposición, organizaciones agrarias, sectores intelectuales, corrientes religiosas, colectivos de jóvenes y estudiantes, comunidades de vecinos," de hecho, cualquier sector o colectivo susceptible de verse indeseablemente influenciado. "Todo individuo que, de una u otra forma, comulgue con los objetivos del enemigo debe ser considerado un traidor y tratado como tal," según un manual militar colombiano. El manual data de 1963. Por aquel entonces, la violencia en Colombia se veía "exacerbada por factores externos", escribía el Presidente de la Comisión Permanente de Derechos Humanos colombiana y antiguo Ministro de Asuntos Exteriores, Alfredo Vásquez Carrizosa, unos años atrás, en un repaso de sus consecuencias. "Durante el mandato de Kennedy," continuaba, Washington "se las ingenió para transformar nuestros ejércitos regulares en brigadas de contrainsurgencia, integrando la nueva táctica de los escuadrones de la muerte." Estas iniciativas "indujeron a lo que actualmente se conoce en América Latina como la Doctrina de la Seguridad Nacional, (...) no un sistema de defensa contra el enemigo externo, sino el medio de hacer de la institución militar amo y señor de la jugada... [con] derecho a actuar contra el enemigo interno, doctrina introducida por Brasil y adoptada en Colombia: es el derecho de maniobra y aniquilación de los agentes sociales, miembros de sindicatos, hombres y mujeres que no apoyan el sistema y son, por tanto, extremistas comunistas." La "Guerra Sucia" se potenció a principios de los años 80 -no sólo en Colombia- conforme la administración Reagan fue extendiendo sus programas por toda la región, dejándola devastada y repleta de cientos de miles de cadáveres de personas torturadas y mutiladas, que cabe no apoyaran lo suficiente al sistema o, incluso, estuvieran bajo la influencia de los "subversivos." Los norteamericanos no debieran permitirse el lujo de olvidar los orígenes de la doctrina de Brasil, la de Argentina, la de Uruguay, la de Colombia, y algunas otras. Fueron diseñadas y aplicadas por alumnos adiestrados y equipados aquí mismo. Las nociones básicas provienen de los manuales norteamericanos de contrainsurgencia y "conflictos de baja intensidad"" p.1.

 
"La cesación del funcionamiento de la Escuela de las Américas resguarda a nuestro país de imputaciones infundadas sobre la tolerancia del uso de su territorio para la preparación de contingentes destinados a intervenir en acciones bélicas y políticas en terceros países que suscita amargas controversias en la esfera mundial. Existe en el presente y se difunde cada vez más una aguda sensibilidad respecto al adiestramiento de Fuerzas Militares de países latinoamericanos susceptibles de confrontaciones con otros de la región. Ello fue motivo para que Panamá fuese señalada no tanto por servir de centro de instrucción militar para latinoamericanos sino como establecimiento de una enorme base para provocar el resentimiento y desestabilización de varios países a tiempo con la amenaza de utilizar la fuerza como medio de resolver militarmente las divergencias y controversias entre países hermanos de la región". (Pronunciado el 31 de julio de 1984 en el Mausoleo de Omar Torrijos, Panamá).
 
Jorge Illueca, Publicado en El Panamá América el lunes 9 de febrero de 2004.
 
"La clausura de la Escuela de las Américas en nuestro territorio no fue tarea fácil y para hacerla efectiva como Jefe del Ejecutivo tuve que superar serias dificultades. Testimonio histórico de esta situación fue ofrecido a la ciudadanía por el Coronel Roberto Díaz Herrera en la edición del 25 de junio de 1997 del diario El Universal de Panamá.

 
General Noriega: Quiero que vayas con Justines donde Jorge Illueca y le digas que necesitamos una prórroga de un par de años para la reversión de Gulick a Panamá.

 
Coronel Díaz Herrera: Dice el Comandante que se hace necesaria la prórroga de la utilización de Fort Gulick por razones geopolíticas para los americanos. Francamente no pudimos seguir explicando nada, y para mi regocijo personal, la voz de Illueca se alteró profundamente.

 
Illueca: Dígale a su Comandante que de ningún modo cuente conmigo para eso. La fecha tope de Gulick se cumplirá o yo no soy más presidente".